Portada > Noticias Importantes de China
Construir Juntos la Comunidad de Futuro Compartido de Asia-Pacífico
2020/11/20

Intervención en la XXVII Reunión de Líderes Económicos de APEC

(Beijing, 20 de noviembre de 2020)

Xi Jinping, Presidente de la República Popular China

Estimado Primer Ministro Tan Sri Muhyiddin Yassin,
Estimados colegas:

Me complace sobremanera reunirme con ustedes de manera virtual. Quisiera agradecer al Primer Ministro Muhyiddin Yassin y el gobierno malasio por sus preparativos de esta reunión.

Desde la fundación de APEC, los más de treinta años transcurridos han sido testigos de las transformaciones aceleradas de la configuración mundial, la profunda remodelación de la gobernanza global y los cambios titánicos en la región de Asia-Pacífico.

A lo largo de las últimas tres décadas, la cooperación en el marco de APEC se viene profundizando y ha logrado avances sustanciales: guiados por los Objetivos de Bogor, hemos aumentado el nivel de la integración económica regional. Hemos promovido tanto la liberalización y la facilitación del comercio y la inversión como la cooperación económica y técnica para propiciar la complementación de nuestras respectivas ventajas y el desarrollo equilibrado. A tenor del regionalismo abierto, hemos explorado "la fórmula de APEC" caracterizada por la voluntad, el consenso, la flexibilidad, el pragmatismo y la gradualidad. Durante este período, la región de Asia-Pacífico, a prueba de dos crisis financieras y con más de mil millones de su población sacada de la pobreza, se ha convertido en la región con el crecimiento económico más fuerte y dinámico del mundo, y ha desempeñado un papel activo para construir una economía mundial abierta, apoyar al sistema multilateral de comercio y orientar la globalización económica.

Actualmente, la pandemia de COVID-19 ha acelerado los profundos cambios que se gestaban tanto en Asia-Pacífico como en el resto del mundo. La gobernanza global encara a nuevos desafíos tales como la débil economía mundial, la desglobalización económica, el repunte del unilateralismo y el proteccionismo, las crecientes contradicciones entre la equidad y la eficiencia, el crecimiento y la distribución, la tecnología y el empleo, así como la amplia brecha entre los ricos y los pobres. Por primera vez en décadas, esta región en su conjunto registrará un decrecimiento, y tiene por delante arduas tareas de proteger la salud del pueblo y recuperar la economía. ¿Qué camino de cooperación optamos en Asia-Pacífico de cara al futuro? Esta es una cuestión que atañe al desarrollo regional, el bienestar de nuestros pueblos y el porvenir del mundo.

Una importante tarea de APEC para este año consiste en abrir las perspectivas de cooperación post 2020. Ya hemos acordado el objetivo de la construcción conjunta de la comunidad de Asia-Pacífico. Nos incumbe tomarlo como un nuevo punto de partida para inaugurar una nueva fase de la cooperación de Asia-Pacífico, mantener el ímpetu del desarrollo regional, acoger el futuro de prosperidad compartida regional y construir juntos la comunidad de futuro compartido de Asia-Pacífico marcada por la apertura, la inclusión, la innovación, el crecimiento, la interconectividad y la cooperación de ganancia compartida.

Primero, apostar por la apertura y la inclusión. La economía mundial es tan vasta y dinámica como el Océano Pacífico, que confluye miles de ríos y conecta todas las partes. La cooperación y la solución de discrepancias a base de la igualdad y el respeto mutuo constituyen la clave para el desarrollo y la prosperidad de Asia-Pacífico. Desde su fundación hasta ahora, el APEC se ha dedicado a la integración económica regional, ha obtenido considerables avances en la implementación de los Objetivos de Bogor y ha jugado un papel relevante en la evolución del sistema multilateral de comercio. Sin embargo, la liberalización y apertura del comercio y la inversión no se consiguen de la noche a la mañana. Asia-Pacífico debe seguir tomando la delantera en defender la paz, la estabilidad y el multilateralismo, apostar por una economía mundial abierta, y apoyar el sistema multilateral de comercio centrado en la OMC, en aras de propiciar el comercio y la inversión más libres y abiertos, y canalizar la globalización económica hacia mayor apertura, inclusión, beneficio generalizado, equilibrio y ganancia compartida. Hemos de seguir promoviendo la integración económica regional y constituir cuanto antes el Área de Libre Comercio Asia-Pacífico. China saluda la suscripción de la Asociación Económica Integral Regional y considerará positivamente su incorporación al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico. Al tiempo de impulsar el comercio libre y abierto, no podemos relajar la cooperación económica y técnica. Nos es menester seguir implementando la Estrategia para Fortalecer el Crecimiento de Calidad y la Agenda de Acción para Promover la Inclusión de APEC, atender las preocupaciones de los miembros en vías de desarrollo, prestar especial atención a las dificultades particulares que enfrentan algunos grupos como la mujer, apoyar las pymes y las microempresas y fomentar el crecimiento inclusivo y sostenible. China va a organizar un seminario sobre el comercio y la inversión inclusivos, con vistas a formular sugerencias para que las políticas comerciales y de inversión beneficien ampliamente al pueblo. Estamos en disposición de trabajar con las diversas partes para llevar a la práctica las propuestas concernientes.

Segundo, apostar por el crecimiento innovador. La economía digital marca el rumbo de desarrollo del mundo y la innovación sirve como ala para el despegue de la economía de la región. Debemos aprovechar las actuales oportunidades, convertir los abundantes recursos humanos, las sólidas bases tecnológicas y el considerable potencial del mercado de esta región en nuevas ventajas competitivas y abrir nuevas posibilidades para que todos los pueblos puedan disfrutar de una mejor vida. Nos es menester implementar integralmente la Hoja de Ruta para Internet y Economía Digital de APEC, difundir y utilizar las nuevas tecnologías, fortalecer la construcción de la infraestructura digital y eliminar la brecha digital. Tenemos que mejorar la gobernanza económica y esforzarnos por crear un ambiente de negocios abierto, equitativo, justo y no discriminatorio. China va a llevar a cabo el estudio sobre los casos de ciudad inteligente y promover la elaboración de los principios rectores en este aspecto dentro de este año con el fin de brindar un paradigma para el desarrollo de ciudades innovadoras en la región. China propone que entre todas las partes compartamos experiencias sobre el uso de tecnologías digitales en la lucha antiepidémica y la recuperación económica, mejoremos el ambiente digital de negocios, activemos el vigor de los agentes del mercado, liberemos la potencialidad de la economía digital e inyectemos nuevo dinamismo para la recuperación de la economía de la región. En el próximo año, China celebrará el simposio sobre la reducción de pobreza mediante la tecnología digital, con miras a aprovechar las ventajas de esta tecnología a favor de la causa de la erradicación de la pobreza en la región.

Tercero, apostar por la conectividad. La conectividad constituye tanto una importante base para la integración económica de la región como una condición indispensable para realizar el desarrollo interconectado del mundo. Su importancia salta a la vista aún más debido a la pandemia. Debemos seguir propulsando la implementación del Plan Maestro de Conectividad de APEC y generar una circulación fluida y ordenada de personal, mercancías, capitales y datos para materializar la conexión sin fisura en esta región. China ha abierto un canal exprés durante la pandemia con Indonesia, República de Corea, Singapur y otros miembros de APEC para facilitar el flujo de personas, y seguirá construyendo la red de facilitación en este sector. Hemos de promover el reconocimiento mutuo de la identificación sanitaria a nivel internacional. China está dispuesta a trabajar junto con todas las partes para impulsar acitiva y prudentemente los corredores verdes para la circulación de mercancías, aumentar la eficiencia de trámites aduaneros, superar los cuellos de botella, recuperar las vías interrumpidas, establecer una plataforma de cooperación para las cadenas internacionales de producción y suministro y proteger el funcionamiento seguro y fluido de las cadenas de producción y suministro globales y regionales. Al mismo tiempo, debemos promover juntos la articulación de los diferentes planes de desarrollo e iniciativas de conectividad. China se encuentra en disposición de trabajar con todos para la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de alta calidad, estableciendo una plataforma más amplia de conectividad de Asia-Pacífico e inyectando mayor energía motriz en la economía de la región y de todo el mundo.

Cuarto, apostar por la cooperación de ganancia compartida. Los miembros de APEC cuentan con una alta complementariedad mutua en el desarrollo y una profunda convergencia de intereses. El APEC es una plataforma para desarrollo de ganancia compartida, y nunca es arena de juego político de suma cero donde uno gana y el otro pierde. Un proverbio malasio reza: "bukit sama didaki, lurah sama dituruni (subir juntos la colina y bajar juntos el barranco)", reflejando precisamente la esencia del espíritu de la gran familia APEC. COVID-19 nos recuerda una vez más que el desafío solo será vencido a través de la solidaridad y la cooperación. Hemos de profundizar la asociación de APEC caracterizada por la confianza mutua, la inclusión, la cooperación y la ganancia compartida, adherirnos a las concepciones de consultas extensivas, construcción conjunta y compartición entre todos, elevar incesantemente el nivel de la cooperación regional y engrandecer la tarta de beneficios de la cooperación de APEC con el fin de alcanzar la prosperidad compartida. Debemos promover la cooperación sustancial basada en consensos, tratar adecuadamente las contradicciones y discrepancias, mantener el rumbo correcto de la cooperación regional e impulsar el avance estable y permanente de APEC.

En la actualidad, la lucha contra COVID-19 es nuestra tarea más urgente. Debemos intensificar la investigación y el desarrollo de las vacunas y el intercambio al respecto, convertirlas en bienes públicos globales, y asegurar su accesibilidad y asequibilidad a favor de los países en desarrollo. China ha tomado parte en COVAX. Apoyamos a APEC a fortalecer el intercambio de políticas y la formación de capacidades en las áreas de salud pública y pymes, y abogamos por la iniciativa de telemedicina para brindar a tiempo un tratamiento médico efectivo a las personas pobres y de zonas apartadas, con el fin de contribuir a la cooperación antiepidémica y la recuperación económica.

Otorgamos suma importancia al papel de APEC, vamos a seguir apoyando al desarrollo de la organización y mantendremos siempre nuestro compromiso con la construcción y el bienestar de Asia-Pacífico.

Colegas,

En lo que va del año, los chinos hemos logrado, tras arduos esfuerzos, resultados estratégicos trascendentales en la lucha contra el virus. Hemos colaborado con otros países para superar la coyuntura difícil, aportando nuestra sabiduría y fuerza a la lucha antiepidémica global. Compartimos sin reserva nuestras experiencias sobre el control y tratamiento y ofrecemos ayudas a otros países y organizaciones internacionales dentro de nuestras posibilidades, promoviendo con acciones reales la construcción de la comunidad de salud para todos. Coordinamos en paralelo el control y tratamiento de COVID-19 y el desarrollo socioeconómico, reforzamos la aplicación de las macropolíticas e impulsamos la economía china a dar pasos estables hacia la progresiva mejora y la continua actualización. En los primeros tres trimestres del año, la economía china creció en 0,7% respecto al mismo período del año pasado. Seguro que tendremos un crecimiento interanual positivo y sacaremos de la pobreza a toda la población rural necesitada de acuerdo con los criterios vigentes.

Hace poco, en la V sesión plenaria del XIX Comité Central del PCCh aprobamos las propuestas para la formulación del XIV Plan Quinquenal y afirmamos que la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada sería culminada en el plazo establecido. En el año que viene, China va a empezar la nueva marcha para la construcción integral de un país socialista moderno. En correcta comprensión de lo que significa la nueva etapa de desarrollo, implementaremos la nueva concepción de desarrollo, y forjaremos un nuevo paradigma de desarrollo basado en el papel protagonista de la circulación doméstica, que se fomenta recíprocamente con la circulación internacional. China va a establecer un sistema de economía abierta de nivel más alto y crear un entorno de inversión y negocios más atractivo.

China está dispuesta a trabajar junto con todas las partes de Asia-Pacífico para construir y compartir un futuro pacífico, próspero y promisorio de la región y avanzar hacia la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

Muchas gracias.

Suggest To A Friend:   
Print